Opción por la vida

La vida, es sólo
milagro de amor
salida de manos
de Dios Creador.

El dio a la mujer
un muy alto honor,
que participara
en su creación,

formando en su cuerpo
una nueva vida,
que por nueve meses
con ella va unida,

y luego el momento
temido del parto,
dolor y alegría,
qué gloria en el llanto.

Amor de una madre
no existe otro igual,
se vuelca en su hijo
y todo lo da.




Hay leyes malvadas
frutos de egoísmo,
permiten la muerte
de quien no ha nacido.

La madre está sola
en la decisión
de optar por la vida
o la aberración.

Pues no es un derecho,
es asesinato,
no mates la vida
que Dios ha creado.

Acepta la vida,
regalo de Dios,
la tuya y de tu hijo
y dale tu amor.

La vida, es gozo,
consuelo, esperanza,
luchando por ella
y todo se alcanza.

La madre conoce
sus necesidades
y siempre procura
que nada le falte,

pues ella lo cuida
en todo momento,
hasta con su cuerpo
le aporta alimento.

 


¡Qué bien que le enseña,
le ayuda y corrige,
y cómo consuela
cuando algo lo aflige!

Concebir un hijo,
grandiosa misión,
que implica renuncia
y dedicación.