Nubes

Una fresca mañana
del mes de marzo
en el prado del monte
me he recostado,
cara el viento contemplo
por largo rato

el espacio grandioso,
cielo muy alto
de colores tan limpios,
inmaculados,
tachonado de nubes
algodón blanco
que en altura se acercan
sobrevolando,
se retuercen, estiran
y van pasando.
Claro sol resplandece
desde lo alto,

luz y sombras proyecta
sobre los campos,
y en la misma carrera
van circulando,
completando este inmenso
desfile mágico.