Blanco
¡Cuánta claridad!
Ya me ha despertado,
desde la ventana
miro qué ha pasado.
¡Qué bonito el pueblo,
todo está de blanco!
blancas son las calles,
blancos los tejados,
y no se ve a nadie,
ni perros, ni gatos,
todos en sus casas
siguen encerrados,
las calles muy limpias,
no se ven de barro,
cuando alguien camina
no se oyen los pasos
y, hasta el sonido
del reloj en lo alto,
cuando da las horas
es más apagado.

Martín pescador

Caminando por el río
he pasado esta mañana
por la curva del molino
donde el agua se remansa,
vi un pájaro bonito,
se ha posado en una rama,
yo lo observo desde lejos,
por delante es de naranja,
tiene pico largo y negro,
y color azul su espalda.
Se ha lanzado como flecha
zambulléndose en el agua,
al momento sale y vuela
regresando a donde estaba,
ha pescado un pececito
reluciente como plata,
luego vi que se metía
en su cueva excavada
del cortado de la orilla,
tiene allí su nido y casa,
cuida bien de su familia,
la alimenta y la acompaña.
¿Quién es este pajarito?
Martín pescador se llama.




Qué contenta


¡Qué contenta va la niña
en los hombros de papá!
Viendo el mundo desde arriba
todo lo puede alcanzar,
es gigante que camina,
es la reina del lugar,
todo tiene, nada envidia,
ella tiene a su papá.